Lula afirmó que apoyará una eventual candidatura de Dilma para 2014

El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, quien dejará el gobierno el próximo viernes, alejó la posibilidad de buscar un tercer mandato en 2014 al asegurar que su sucesora, Dilma Rousseff, será su candidata en caso de que busque la reelección. “Dilma será mi candidata en 2014. Me parece justo y legítimo que el que está ejerciendo el mandato pueda intentar la reelección”, expresó el mandatario en un desayuno con periodistas realizado este lunes en Brasilia, según recogieron las agencias de noticias Brasil y DPA.

dilma-lula-divulgacao-48011

Lula aseguró además que no pretende ser candidato a ningún otro puesto ejecutivo en 2014, ni siquiera a la gobernación de San Pablo, el estado más rico y poderoso de Brasil y que desde hace 16 años es administrado por la principal fuerza de oposición, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

La aclaración presidencial se conoció pocos días después de que en otra declaración pública, Lula dijera que no podía descartar definitivamente que pudiera intentar volver a ser presidente en 2014, dado que se considera “un político nato”.

Durante la entrevista, reiteró que lo primero que hará tras dejar el gobierno el viernes próximo será descansar y “desencarnar de la Presidencia”.

“Estoy interesado en cumplir un proceso de `desencarnación` de la Presidencia. Pasaré un tiempo sin meterme en política, sin opinar, intentando acercarme lo más posible a la normalidad”, afirmó.

Dilma Rousseff, quien se impuso en los comicios de este año como candidata del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y agrupaciones aliadas, asumirá el gobierno de Brasil el domingo 1 de enero, con cuatro años de mandato.

“Estoy seguro que Dilma formó un gobierno capaz. Para ella no hay novedades, conoce el proyecto, los actores, los gobernadores y algunos ministros. Va a tener una vida más fácil de lo que tuve en 2003, cuando todo era novedad. Tiene una ventaja extraordinaria para tener éxito”, evaluó el mandatario.

Antes de la entrevista, en una alocución hecha en la última edición de su programa radial semanal, Café con el Presidente, Lula pidió a los brasileños que apoyen a Rousseff.

“Brasil vive una fase importante de crecimiento económico que puede llevarnos a ser, dentro de cinco o seis años, la quinta economía mundial. Serán cuatro años de intensivo trabajo. Dilma necesitará todo el apoyo, y es eso lo que yo quisiera pedirles”, dijo.

Durante el programa, el presidente realizó un balance de sus ocho años de gestión, y afirmó que seguirá trabajando intensamente hasta el jueves, dos días antes de entregar la banda presidencial a Rousseff.

Lula aseguró a los brasileños que le encantó haber sido el presidente del país durante ocho años: “Yo rompí un tabú, porque todos decían que era difícil gobernar Brasil. A mí no me pareció nada complicado, me pareció hasta muy placentero”, expresó.

El jefe de Estado, sostuvo además que no se arrepiente de las medidas que tomó durante sus dos mandatos y que las volvería a tomar si fuera necesario, y comparó el rol de presidente con el de técnico de fútbol.

“La gente reclamaba que Dunga (ex DT de la selección brasileña) convocara a no sé quién, que (el actual entrenador) Mano Menezes convocó no sé a quién, pero uno convoca a quien tiene. A todo el mundo le gustaría tener 11 Pelés, pero no hay. Lo importante es que el lider comande el equipo”, precisó.

Lula estimó que uno de los mejores momentos de su gobierno en materia de política exterior fue el acuerdo con Irán para que este país entregara uranio para enriquecerlo en el exterior, mientras que el peor momento fue el accidente de un avión de TAM, en el que murieron 200 personas.