Importante huelga en Francia contra reforma jubilatoria

Los franceses se manifestaron multitudinariamente contra la reforma jubilatoria diseñada por el Gobierno de Nicolas Sarkozy, que prevé retrasar la edad de jubilación de los actuales 60 años a los 62. Al margen de la disputa sobre la cantidad de personas movilizadas (797.000 según la policía y 2 millones según los organizadores), la gigantezca movilización duplicó el número de manifestantes que protestó a finales de mayo por la misma razón.

m24-pari-480

“Los trabajadores decidieron salir a las calles para impedir que el gobierno pase su proyecto de reforma”, declaró Bernard Thibault secretario general de la CGT, estimando que el presidente Sarkozy “debe renunciar a presentar la reforma al Consejo de Ministros el próximo 13 de julio, instancia previa a los debates parlamentarios de septiembre donde el presidente pretende que la ley sea sancionada “con consenso o sin él”.

Por su parte, Francois Chéreque, secretario general del sindicato CFDT, subrayó que se trata de “la movilización más importante del año en Francia”, lo que -concluye- “evidencia que el sentimiento de injusticia frente a esta reforma brutal crece fuertemente en el país”.

No obstante, los integrantes de la coalición gobernante Unión por una Mayoría Popular (UMP) minimizaron el impacto de la movilización.

El primer Ministro Francois Fillon aseguró no sentir “temor” por el número de la movilización y dijo que el viernes se reunirá con su gabinete para “monitorear” el proyecto de ley.

Mientras que Maurice LeRoy, portavoz del partido centrista Nuevo Centro (uno de los integrantes de la coalición gobernante), aseguró que “no hubo una marea popular en las calles ni se paralizó el país”.

En sintonía con el clima mundialista por la Copa del Mundo de fútbol en Sudáfrica, los manifestantes desfilaron con vuvuzelas, en momentos en que el presidente Sarkozy mantenía una reunión con el delantero Thierry Henry, integrante del seleccionado francés de futbol que realizó una pobre actuación en el Mundial al ser eliminado en primera ronda.

“Con esa actitud, Sarkozy deja en claro que su tiempo pasa por escuchar a un futbolista que gana 15 millones de euros por año y no a los trabajadores”, disparó Thibault de la CGT.

La huelga se notó especialmente en las escuelas (18 por ciento de huelguistas) y el transporte de media y larga distancia (40% en los trenes y un 15% en el tráfico aéreo). En tanto que en el sector público el gobierno contabilizó 19,35 por ciento a los adherentes a la medida de fuerza.

Lo sindicatos se reunirán el martes para analizar los próximos pasos a seguir, especialmente para organizar una nueva manifestación al final del verano, en septiembre, días antes de que el proyecto sea debatido en el Parlamento.

Con el propósito de empezar a paliar el creciente déficit público, el gobierno francés presentó la semana pasada el proyecto de reforma del sistema de pensiones, que aumentará la edad necesaria para jubilarse, actualmente de 60 años, a 62 a partir de 2018.

Desde julio de 2011 cada año se subirá la edad de jubilación en cuatro meses. La reforma busca asegurar a los mercados europeos en tiempos de turbulencias en la zona Euro, con la crisis griega y la drástica caída de la divisa europea como telón de fondo.
Sin embargo, las últimas encuestas afirman que el 55 por ciento de los franceses consideran “injusta” la subida de edad de jubilación.

El país galo debe equilibrar el déficit público, actualmente del 8%, dado que Sarkozy se comprometió ante la Unión Europea (UE) a bajar al 6% del PBI en 2011 y al 3% en 2013.

Francia, que se destaca en el mundo por los beneficios sociales para sus trabajadores, no es el único país europeo que encara una reforma en su sistema jubilatorio.

Alemania ya subió a 67 años la edad necesaria para jubilarse, España lo está evaluando e Inglaterra podría también fijar en 67 años el derecho al acceso a la jubilación.