Caso Pauluk: Otro de los detenidos recuperó la libertad

El juez de Instrucción I, Marcelo Cardozo dictó también la falta de mérito a Matías Rivero, alias Matute, uno de los dos sospechosos que aún permanecía vinculado a la causa por el asesinato del ingeniero informático Javier Pauluk. Por otra parte, confirmó la postergación de la declaración del joven que mencionó los nombres del recientemente liberado, de Luis Alberto Rodas y Jonatan Miranda. Este testigo declarará este martes a primera hora, ya que habría señalado a Miranda como la persona que vio horas después del asesinato portando un arma de fuego en inmediaciones del barrio A 3-2. Todo indica hasta el momento que estos tres últimos detenidos no tendrían relación alguna con el asesinato. Incluso del Juez de la causa parece estar más preocupado ahora por saber que hizo que la testimonial que involucró a estos sujetos haya aparecido recién ahora y no hace casi dos años cuando sucedió el crimen.
Pese a que a los dos últimos detenidos se les tomó muestras de ADN los resultados de las pruebas, solicitadas por el Juez, llegarían en 15 o 20 días y Rivero no puede esperar detenido estos resultados. Además la Justicia no cuenta con otros elementos para sostener su detención.

caso-pauluk-4

Para resolver la situación de Miranda, esperarán la declaración del testigo que los vinculó, declaración que se concretará este martes a las 09:00 horas.
Recordemos que la semana pasada, Rodas fue puesto en libertad, luego de su declaración, puesto que se constató que el día del asesinato estaba preso en el Chaco. Jonatan Miranda y Matías Rivero, en tanto se abstuvieron de declarar.
Pese a las dudas de la familia Pauluk sobre la relación de los detenidos con Javier, el Juez aseguró que estas actuaciones forman parte de una de las líneas investigativas.
Por otra parte el letrado aseguró que investigará “el por qué” de las testimoniales que aparecieron ahora después de casi dos años del crimen. “Voy a averiguar si las declaraciones del testigo fueron causa de alguna presión o los motivos reales. En caso de que el testimonio sea erróneo se le aplicará el inició judicial por “falsos testimonios”, reveló Cardozo.
Javier Pauluk fue asesinado el 10 de abril del 2009. Le propinaron cuatro balazos en la espalda, con un revólver calibre 38 en momentos en que estaba sentado en la butaca delantera derecha del auto de su hermana: un Volkswagen Gol Country. El rodado fue abandonado con el cadáver dentro del vehículo, en calle Catamarca casi Buenos Aires de Posadas. El cuerpo de la víctima fue hallado cerca de las 17 de ese día.