Papa admite que iglesia no fue rápida y resuelta con curas abusadores de menores

El papa Benedicto XVI, en el inicio de una histórica gira por el Reino Unido, reconoció que la Iglesia Católica “no fue lo suficientemente rápida y resuelta” a la hora de lidiar con los curas pederastas y dijo que la prioridad del Vaticano ahora es ayudar a las víctimas. En una charla con periodistas a bordo del avión que lo llevó de Roma a Edimburgo, aseguró que las revelaciones le habían producido una fuerte conmoción y causado una profunda tristeza. “Es que es muy díficil de entender cómo pudo ocurrir esta perversión del sacerdocio”, reconoció, según informó la cadena televisiva CNN.

ITALY-AUSTRIA-POPE-RELIGION

Estos comentarios fueron su mea culpa más explícito hasta ahora sobre el escándalo de abusos sexuales que manchó la reputación de la Iglesia, un asunto reavivado con la reciente revelación de cientos de nuevas víctimas en Bélgica, 13 de las cuales se suicidaron.

Los casos de abusos sexuales cometidos en instituciones educativas católicas sumieron al Vaticano en una profunda crisis y ensombrecieron también el decimoséptimo viaje de Benedicto al exterior.

Por tal razón, el Papa dijo también hoy que los sacerdotes abusadores “nunca deben tener acceso a los chicos”, al considerar que padecen una enfermedad que “no se cura sólo con buena voluntad”.

Familiares de las víctimas de abusos y activistas planean protestas contra su visita y varias remeras con la leyenda “Papa No” fueron vistas en Londres, donde también comenzaron discusiones públicas sobre la exigencia de celibato para los sacerdotes católicos.

Consultado sobre las protestas, Benedicto admitió la oposición y dijo que el Reino Unido tiene una “gran historia de anti-catolicismo. Pero es también un país con una gran historia de tolerancia”, agregó.

El Papa aterrizó en el aeropuerto de Edimburgo donde fue recibido por el marido de la reina, el príncipe Felipe. Su primera reunión fue con la reina Isabel II, jefa de Estado del Reino Unido y cabeza de la Iglesia de Inglaterra, en su palacio en Escocia, informó la agencia de noticias DPA.

El Reino Unido es un país secular donde los católicos son una minoría. La Iglesia de Inglaterra fue fundada en 1534 por el rey Enrique VIII tras una agria disputa y ruptura con Roma.

En horas de la tarde-noche, Benedicto celebró una misa al aire libre en Glasgow, Escocia, en la que defendió la inclusión de la religión en la esfera pública.

“Hoy en día, algunos buscan excluir de la esfera pública las creencias religiosas, relegarlas a lo privado, objetando que son una amenaza para la igualdad y la libertad”, advirtió el pontífice ante unas 60.000 personas que asistieron al encuentro.

Sin embargo, precisó, “la religión es en realidad garantía de auténtica libertad y respeto que nos mueve a ver a cada persona como un hermano o hermana”, informó la agencia de noticias italiana ANSA.

“Me dirijo a vosotros con emoción, no muy lejos del lugar donde mi amado predecesor el Papa Juan Pablo II celebró la Misa con vosotros, hace casi treinta años, recibido por la multitud más numerosa que jamás se haya visto en la historia de Escocia”, recordó.

Juan Pablo II celebró la liturgia ante más de 250.000 fieles, aunque esta visita de Benedicto tiene carácter de histórica porque es la primera vez en la historia británica que un Sumo Pontífice la realiza en condición de jefe del estado Vaticano.

En su visita de cuatro días, Benedicto tiene previstas también reuniones con líderes religiosos y hasta una ceremonia de beatificación de un cardenal inglés del siglo XIX.