«La sociedad tiene el deber de solidarizarse y proteger mejor a las personas mayores, que están sufriendo la peor parte de la pandemia», señaló la experta de la ONU para los derechos de los mayores, Rosa Kornfeld-Matte, en un comunicado suscrito por Medio centenar de observadores de Naciones Unidas.

Kornfeld-Matte también critico que en países con sistemas sanitarios saturados debido a la alta incidencia de contagios se encuentran adaptando procedimientos de triaje en los que a la hora de elegir quién es tratado en una unidad de cuidados intensivos se escoge con frecuencia a las personas más jóvenes

«Me preocupa que al decidir cómo se distribuyen recursos médicos específicamente se recurra simplemente a la edad, negando a personas mayores el derecho a la salud ya la vida que también podrían», lamentó, citado por la agencia de noticias EFE.

Los triajes, subrayó, «deben hacerse sobre la base de las necesidades médicas y de las mejores evidencias científicas que tienen, no de criterios como la edad o la discapacidad».

La experta chilena reconoció que el distanciamiento social que en muchos países se ha recomendado para frenar la expansión del coronavirus «no debe convertirse en exclusión social» de los adultos mayores, a los que se debe facilitar los medios para poder seguir en contacto con familiares y amigos , por ejemplo a través de Internet.

En términos similares se manifestó hoy el vocero de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, quien consideró «absolutamente criminal» a personas mayores en las circunstancias actuales.

«Las personas mayores tienen exactamente los mismos derechos que los demás, pero son un grupo muy vulnerable. Es muy importante prestarles atención, en particular en el caso de las personas que viven solas, tienen alguna enfermedad o discapacidad, o padecen Alzheimer», destacó el portavoz. (Télam)