Judíos celebran llegada del 5771: Shaná Tová Umetuká (“Un año bueno y dulce”)

shana-tova

Con la salida hoy de la primera estrella, la comunidad judía iniciará la celebración del Año Nuevo Judío o Rosh Hashaná, que evoca la creación del universo y el nacimiento del primer hombre y la primera mujer (Adán y Eva).

 Esta noche y mañana, los judíos celebrarán con cenas familiares y servicios matutinos y vespertinos en la sinagoga la llegada del año 5.771, que contabiliza simbólicamente el comienzo de la humanidad. Se trata de un tiempo de reflexión y balance espiritual del período que termina, y también pro positivo, con vistas al que se inicia.

En rigor, este período de introspección se inicia el mes anterior al Año Nuevo, que se llama Elul. Y finaliza diez días después de Rosh Hashaná, con la celebración del Día del Perdón (Iom Kipur). En la Argentina, por la ley 24.571, los días de ambas celebraciones son feriado para los feligreses judíos.

“Los judíos celebramos Rosh Hashaná (“cabeza de año”) con oraciones, rogando el perdón a Dios por los pecados cometidos contra uno mismo y por las injusticias inferidas al prójimo”, dice Mario Eduardo Cohen , presidente del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí.

Durante las cenas de Año Nuevo, la familia comparte una copa de vino dulce ritual, que es bebida, de a sorbos, por sus integrantes. Es costumbre de algunas comunidades religiosas el comer pescado como símbolo de que las buenas acciones sean innumerables como los peces en los mares. Pero el elemento más característico es el shofar, un antiquísimo instrumento que semeja el cuerno de un carnero.

 encuentro-festividad-gobierno-autoridades-

Por la festividad, la presidenta Cristina Kichner recibió a las autoridades de la DAIA, encabezadas por su titular, Aldo Donzis con las que compartió un brindis. Entre los invitados estuvo también el rabino Daniel Goldman y luego lo hizo con los directivos de la AMIA, encabezados por Guillermo Borger.

Por su lado, el presidente del Episcopado, cardenal Jorge Bergoglio le transmitió “los mejores augurios” a la comunidad judía en este nuevo año. En un mensaje enviado a través de la Agencia Judía de Noticias (AJN), Bergoglio dijo: “Me uno en oración a mis hermanos mayores en la fe y, por favor, les pido que recen por mí”. El saludo en hebreo de estos días es Shaná Tova: ¡Buen Año!