Cacique quiere levantar muro para proteger su comunidad de los blancos

El cacique de la comunidad fortín Mbororé, Silvino Moreira, propone la construcción de un muro o una cerca que aleje a su grupo “de los vicios de los blancos”. En relación a ello el director de Asuntos Guaraníes Arnulfo Verón sostuvo que la iniciativa no va a solucionar la problemática y que “es una salida individual, personal, no algo pensado en forma colectiva, ni en el Consejo de ancianos como lo hacen desde siempre los pueblos originarios”.

aborigen_tierra

“En ningún lugar de América y del mundo las comunidades originarias construyeron muros” expuso Verón, quién además criticó a quien dio esta idea porque “La nación guaraní nunca resolvió sus inconvenientes de forma violenta. Y la construcción del muro es una actitud de violencia y de crueldad colectiva, de igual manera que el querer pretender poner alambrado eléctrico”, expresó Verón.

A su vez indicó que esa iniciativa solamente puede provenir de una persona que no conoce la realidad de los guaraníes, “los que siempre resolvieron los inconvenientes fueron los del Consejo de Ancianos, de acuerdo con las costumbres y las prácticas originarias, ellos en armonía sienten la resolución de sus conflictos individuales y colectivos. Han soportado los genocidios, las invasiones y la esclavitud de manera colectiva sistemáticamente 500 años y han sobrevivido”, narró.

Silvino Moreira plantea que se realice el cerco con una sola salida para poder controlar las relaciones que tengan los originarios con el “blanco”, porque muchos niños son utilizados como mulas para llevar drogas, entre otras problemáticas, dijo.

En relación a ello Verón indicó que “eso no va a servir de nada, porque cuando se realiza la consulta a los jefes de las comunidades ellos plantean resolver sus inconvenientes solos. Lo que está fallando es la salida individual, personal que propone alambrado eléctrico de 7000 volts, y no la salida colectiva”, expresó.

Además señaló que “el hecho que él proponga esto no indica que esté solo, porque él concurre al ministerio de Derechos Humanos y conversa con sus hermanos. Que ahí permitan ponerle muro al horror es una salida individual no consultada y no como lo hacemos nosotros que consultamos. La relación que tiene él con los vicios de los blancos esta irrumpiendo con su comunidad”, indicó y agregó que “él solo no está, hace poco le proveímos de 300 frazadas, ellos asisten a los CAPS del Estado, están las profesionales médicos” y subrayó que “las relaciones que tengan ellos en su propia comunidad con sus ancestros deberían ser la solución a los vicios que se viven en ella”.

Verón además indicó que “desde mi punto de vista ideológico y político hay una gran contradicción con el pertenecer. Creo que como Estado debemos acompañar con lo que estamos haciendo; ponerle muro a la miseria, a la discriminación, a la desigualdad y a los accesos que tienen ellos”, manifestó y destacó que “se están incorporando a la universidad, en escuelas técnicas, a las escuelas secundarias”.

Cabe resaltar que alrededor de 200 familias viven en el Fortín Mbororé de las cuales muchas son mestizas y otras son criollas.