Para EUA Corea del Norte se vuelve amenaza directa

Corea del Norte se está convirtiendo en una amenaza directa para Estados Unidos y podría desarrollar un misil balístico intercontinental en un plazo de cinco años, dijo el martes el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates. Gates dijo a periodistas durante una visita a Pekín que no creía que Corea del Norte acumulara un gran número de misiles y que tendría una capacidad limitada.

cohete-de-corea-del-norte-300x350

“Creo que Corea del Norte habrá desarrollado un misil balístico intercontinental en ese tiempo, no que tengan grandes cantidades ni nada por el estilo”, dijo Gates a la prensa.
“Pero tendrán, creo que tendrán una capacidad muy limitada”, enfatizó.
Corea del Norte posee más de 800 misiles balísticos y más de 1.000 misiles de varios rangos. Ha vendido misiles y tecnología al exterior, siendo Irán su mayor comprador.
El arsenal de Pyongyang incluye misiles de alcance intermedio que pueden llegar a objetivos ubicados hasta 3.000 kilómetros, según un funcionario surcoreano citado por la agencia de noticias Yonhap el año pasado.
Esos misiles podrían caer sobre Japón y poner en riesgo las bases militares estadounidenses en Guam.
Gates indicó que era “evidente” que el presidente estadounidense, Barack Obama, y su par chino, Hu Jintao, discutirían Corea del Norte durante la visita de Hu a Estados Unidos la próxima semana.
Se espera que Obama le pida a Hu que aplique una mayor presión sobre Corea del Norte, que provocó la alarma en la región cuando disparó recientemente contra una isla de Corea del Sur y reveló los avances en su programa nuclear.
China es el único gran respaldo diplomático y económico de Corea del Norte.
Funcionarios estadounidenses, incluyendo a Gates, creen que China está mejor posicionada para evitar un conflicto en la península coreana si utiliza su influencia sobre Pyongyang.
China expresó recelo sobre los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur, realizados en respuesta al bombardeo de la isla surcoreana en noviembre y el hundimiento de un buque de guerra surcoreano en marzo.
Gates viajará a Corea del Sur y Japón después de visitar China, otros dos países involucrados en las estancadas conversaciones para que Pyongyang abandone sus ambiciones nucleares.