Obama dice a hispanos que insistirá en aprobación del “dream act”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró a miembros del bloque hispano del Congreso que seguirá intentando hacer aprobar el Dream Act, proyecto que intenta mejorar la situación de menores extranjeros e indocumentados residentes en EUA, porque debe ser “una prioridad” para el nuevo Congreso que iniciará sus sesiones en enero próximo.

obama1_0

“No me rendiré”, dijo el mandatario y agregó que mantendrá los esfuerzos para su aprobación, al recibir hoy en la Casa Blanca a las autoridades del bloque legislativo hispano: el senador Bob Menéndez, de Nueva Jersey, y los diputados Xavier Becerra, de California, Nydia Velazquez, de Nueva York, Charlie Gonzalez, de Texas, y Luis Gutierrez, de Illinois, todos demócratas.

El proyecto de ley, concebido para legalizar la situación de miles de jóvenes indocumentados que crecieron en el país y quieren estudiar en las universidades o integrarse a las fuerzas armadas, fue derrotado en el Senado el sábado pasado, cuando la oposición republicana logró bloquear el intento demócrata de cerrar el debate y llegar a una votación definitiva.

El Dream Act preveía conceder la residencia a miles de jóvenes que entraron al país sin papeles, de la mano de sus padres, siendo menores de 16 años, informó la agencia de noticias ANSA.

La ley contemplaba que, de superar una revisión de sus antecedentes criminales y previo pago de una multa, esos jóvenes pudieran entrar a las universidades o ingresar en el ejército, y después de diez años, solicitar la residencia permanente.

Sin embargo, la mayoría del bloque republicano y algunos demócratas boicotearon la medida.

En la reunión con con los legisladores, Obama insistió en su “total compromiso” con una reforma migratoria “integral”, que beneficie a gran parte de los 12 millones de personas sin documentos que se estima viven en el país.

El presidente y los legisladores “estuvieron de acuerdo con que la reforma migratoria tiene que permanecer como una máxima prioridad” durante las sesiones del próximo Congreso, que se reunirá a partir de enero.

El Congreso tendrá en 2011 una nueva composición, surgida de las elecciones de “medio término” del 2 de noviembre, cuando los republicanos arrebataron a los demócratas el control de la cámara baja y lograron reducir la mayoría oficialista en la alta.