Monjas de clausura se comunican con Internet

María Jesús Galán, monja de clausura en un convento de Toledo, popularizó Internet entre sus 14 compañeras al subir a la red centenares de libros y documentos de interés para las religiosas y permitirles una conexión más allá de los muros.

sor-internet-copia

“Sor Internet”, como la llaman a esta toledana de 53 años, recibió recientemente la Placa al Mérito Regional durante el acto oficial del Día de Castilla-La Mancha por trasladar las nuevas tecnologías a su convento de Santo Domingo el Real, fundado en el siglo XIV.

“Para lo que más utilizo Internet es para archivar documentos y para llevar la contabilidad de la comunidad, sin tener que salir, y eso para mí es una ventaja”, explica esta religiosa, quien tomó los hábitos hace 34 años.

A través de una computadora que pertenece a la comunidad, sor María Jesús también se conecta a la red para consultar diccionarios y bibliografía, pedir cita a los médicos o facilitar la comunicación de sus compañeras con sus familiares.

“Aunque con Internet lo tienes todo a mano, no me paso el día navegando”, aclara la monja que ya lleva colgados 119 libros manuscritos y más de 3000 documentos históricos del convento en la web de su orden, la de los dominicos: (www.dominicos.org).

La idea de introducir una computadora en el convento y conectarlo a Internet surgió en el año 2000 a sugerencia del banco donde las monjas realizan sus gestiones.

“Nos convencieron y nos regalaron un modem. Después fue todo poco a poco y un día un fraile dominico nos animó a colgar documentos en la web de esta orden”.

Sor María Jesús es ya una experta en internet y no teme a los problemas que suelen presentar las computadoras “porque el portero del convento, que es informático, nos ayuda cuando el cacharro se estropea”.