El Gobierno denuncia que el campo “faltó a la verdad” tras reunión por el trigo

El ministro de Agricultura Julián Domínguez rechazó las críticas de los ruralistas al remarcar que “se liberó la totalidad del saldo exportable de trigo”. Negó influencia del secretario de Comercio en la negociación: “Moreno no metió la cola”

a-j-dominguez

Domínguez, sostuvo que la medida de fuerza anunciada por la Mesa de Enlace “no beneficia a los productores” y los acusó de “faltar a la verdad”, sobre los resultados de la reunión que mantuvieron el miércoles.

“No son ciertas las declaraciones de Eduardo Buzzi”, dijo Domínguez y ratificó que él no está para polemizar con nadie: “Yo quiero ser parte activa de la solución del problema de los productores”, dijo.

El funcionario negó la influencia del secretario de Comercio Interior en la negociación: “Guillermo Moreno no metió la cola. Satanás metió la cola faltando a la verdad. De ninguna manera él (por Moreno) dijo una cosa diferente” a lo anunciado en la reunión.

En tal sentido, el titular de la cartera agraria ratificó que “se abrió la totalidad del saldo exportable” y aseguró que “no son ciertas las declaraciones que se cuotificó”.

En Radio 10, Domínguez insistió en que el gobierno nacional busca “ser parte de la solución” y que el productor “no mal venda” su producción.

“Esto no beneficia al principal destinatario de las políticas del Ministerio que es el productor. Toda esta discusión es por la defensa de los intereses del productor pero no lo beneficia, porque ahora le están diciendo que por una semana no venda, en momentos donde hay más necesidad de vender para financiar su próxima producción”, manifestó el funcionario.

En la misma línea, relacionó con que “esta discusión se da en meses de enero y febrero, cuando sabemos que en marzo comienza la cosecha gruesa”.

“El cese de comercialización, insisto, es decirle no venda; y si se reclama que no hay venta cuando tenemos urgencia de venta porque tenemos que pagar los gastos, esta medida no se entiende”, reiteró el ministro.

Para el titular de la cartera agropecuaria, la medida “es simbólica”, y a su criterio, “una expresión política”.

Domínguez agregó que “es cierto que los exportadores y algunas molinerías no están pagando a los productores los precios de referencia, y por eso pusimos un millón de toneladas a disposición, a precio cero, para que no malvendan”.