Presidentes de Colombia y Venezuela se reunieron y abogaron por la integración

La reunión entre Juan Manuel Santos y Hugo Chávez se produjo después de que ambos mandatarios colocaran una ofrenda floral a los restos del Libertador Simón Bolívar en el palacio presidencial de Miraflores en Caracas. Es el segundo encuentro entre ambos, lo que representa mejoría en las relaciones bilaterales.

9193932_copia520360thumb
“Pido a Dios, pido a nuestro padre Bolívar, que nos guíe siempre por los caminos de la hermandad, que no haya fuerza extraña alguna que sea capaz de promover ningún tipo de daño en esta relación fraternal, que esperamos sea integral”, declaró Chávez a su llegada a Miraflores, indicó la agencia DPA.

Santos, por su parte, abogó por la integración bilateral ya que, según sostuvo, el trabajo conjunto de ambos países podría ayudar a la transformación de América Latina en una potencia.

“Yo he dicho que esta década que comienza en este año es la década de América Latina, que cada país de América Latina tiene su propia fortaleza, pero que si trabajamos juntos somos una verdadera potencia y por eso es tan importante esta integración y este trabajo conjunto con Venezuela”, indicó Santos a los medios de prensa.

El gobernante colombiano reconoció tener “diferencias” con Chávez, pero acotó que ambos son conscientes de la necesidad de colaborar para el beneficio de los pueblos de ambos países.

“Tenemos nuestras diferencias, pero (…) si trabajamos juntos, nuestros pueblos saldrán beneficiados; si vamos a pelear, nuestros pueblos saldrán perjudicados”, subrayó Santos.

En la cita, los presidentes mostraron su entusiasmo por que las cinco comisiones bilaterales de ministros que se reúnen con el fin de mejorar distintos ámbitos de la relación empiecen a dar resultados “concretos” próximamente.

“Queremos que estas comisiones que hemos establecido tengan un resultado concreto”, declaró Santos sobre las comisiones que abarcan temas como desarrollo de infraestructuras comunes, seguridad, comercio, entre otros.

Este es el segundo encuentro que sostienen Chávez y Santos desde que se reunieran por primera vez el 10 de agosto en el balneario colombiano de Santa Marta, apenas unos días después de la toma de posesión de Santos.

Desde ese entonces, la relación colombo-venezolana ha experimentado una notable mejoría, luego de que en julio el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010) denunciara la supuesta presencia de grupos guerrilleros neogranadinos en suelo venezolano, lo que desencadenó la ruptura diplomática ordenada por Chávez.

Acto seguido, Chávez respondió rompiendo lazos con Bogotá, aunque unas semanas después el líder bolivariano decidió restablecer relaciones tras la asunción de Santos.

Esta fue la cuarta ruptura de relaciones entre Caracas y Bogotá desde 2007, lo que da una idea de lo complicada que ha sido la relación bilateral en los últimos años.