Luego de la cumbre autocrítica, Massa anunciaría hoy que mantiene su candidatura presidencial

El jefe del Frente Renovador (BA), Sergio Massa, mantuvo una agenda de bajo perfil en la que su punto principal fue un encuentro con Roberto Lavagna, y tras la reunión del lunes en la que expresó una fuerte autocrítica y recibió el respaldo de la plana mayor de su partido, el diputado este miércoles anunciará que mantendrá su candidatura presidencial.

Desde el entorno más próximo de Massa señalaron que este miércoles a las 19 -se postergó unas horas el horario original-, en el Museo de Arte de Tigre, el diputado ratificará su candidatura presidencial y anunciará los partidos que compondrán el frente UNA (Unión Popular, Unir, Democracia Cristiana y podrían ser más) que integra con el gobernador cordobés José Manuel de la Sota, despejando las dudas sobre su posible renuncia o su pase a la pelea por la gobernación. Recordamos que la Secretaría Electoral permanecerá abierta hasta las 24 hs. del miércoles.

Incluso, desde el massismo ya comienzan a pensar en el cierre de listas del 20 de junio: circula el nombre de Roberto Lavagna como compañero de fórmula ideal (“si no se logra convencer a De la Sota”, aclaran), y en caso de que Francisco de Narváez desista de volver a la competencia bonaerense, analizan al diputado Felipe Solá “o a algún intendente” como aspirante a gobernador, con Malena Galmarini como vice.

Durante la jornada de ayer, Massa se reunió por la mañana con Lavagna -convertido en su principal consejero-, y luego con el intendente Gabriel Katopodis (San Martín), con quien conversó en la Torre de las Naciones de Tigre y allí le informó de su decisión de volver al kirchnerismo.

“Me duele en el alma porque es un amigo”, opinó Massa sobre lo definido por Katopodis, según informaron a Télam sus voceros.

En tanto, Massa anoche reunió en un hotel de Bella Vista (San Miguel) a toda la plana mayor de su partido (unos 60) y allí realizó una fuerte “autocrítica”, reconoció haber “cometido errores” en el armado político y recibió un mayoritario respaldo entre sus dirigentes para que sostenga su candidatura presidencial.

Según reconstruyó Télam a partir de cuatro de los dirigentes presentes en la cena -que comenzó a las 21 y terminó poco antes de las 3 de la madrugada-, Massa fue el primero y el último en hablar y les enfatizó: “Me someto a lo que quieran todos”.

El diputado dijo que hacía una “autocrítica en la que asumía errores cometidos, como no saber contener bien a todos y subestimar a los grupos de poder, que finalmente son más fuertes de lo que pensaba porque forzaron la polarización (entre el oficialismo y el frente PRO-UCR-CC)”.

Además, puso en duda la efectividad “del mensaje de la avenida del medio, porque la sociedad está más polarizada de lo que se pensaba” y consideró que ciertas incorporaciones al FR fueron erróneas: “En vez de crecer, engordamos, sumamos a cualquiera”, y dio como ejemplo de ese error al del intendente de Merlo, Raúl Othacehé.

Entre los presentes, el relato que más llamó la atención fue el del intendente Joaquín de la Torre, quien admitió haberse “reunido en persona” con Mauricio Macri y que en esa oportunidad le ofreció “la vicegobernación como compañero de (María Eugenia) Vidal”, y comentó que -según él- en ese encuentro el líder del PRO le mostró un mensaje de teléfono celular en el que Daniel Scioli lo animaba a continuar poniendo contra las cuerdas al massismo.

La postura más crítica fue del diputado Felipe Solá, que pidió “cambiar muchas cosas” y cuestionó el rol de Francisco De Narváez, quien sugestivamente no apareció anoche en el hotel donde se encontraron, en la localidad de Bella Vista (San Miguel).

La mayoría de los dirigentes, coinciden todas las fuentes, le pidieron a Massa que sostenga su postulación presidencial, e incluso Adrián Pérez y Cecilia Moreau “dijeron que no es tan grave perder, que para ellos es lo normal y que de eso también se aprende”.

Hubo lugar también para las voces discordantes con el acercamiento al macrismo, como fue la del economista Miguel Peirano: “Me causa preocupación el diálogo con el PRO porque nosotros no somos lo mismo”, algo a lo que asintieron varios otros dirigentes.

Massa dejó trascender su molestia con De Narváez por haber dicho a los medios sobre el encuentro privado con Jaime Durán Barba y, peor aún, que el ex precandidato a gobernador haya enfatizado su apoyo a que el tigrense disputara con Vidal las PASO bonaerenses.

Al respecto, algunos -minoritarios- dirigentes propusieron que Massa vaya para la gobernación, como Mónica López, aunque su marido, el jefe del bloque de diputados nacionales, Alberto Roberti, opinó a favor de que persista en la contienda nacional.

El martes por la mañana, el intendente de Junín, Mario Meoni, dijo a radio Latina: “La verdad es que no sé cuál será la decisión definitiva, pero aventuraría que efectivamente será la de continuar en la carrera presidencial”.

Meoni contó el lunes que “la mayoría de los dirigentes expresamos la necesidad de que Sergio sea nuestro candidato, porque expresa valores, ideas y un proyecto político a futuro, que nos contiene y identifica a muchos”.