Irán quiere cooperación con intercambio de combustible nuclear

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán instó el miércoles a potencias mundiales a cooperar con el programa nuclear del Estado islámico y enfatizó que nuevas sanciones no persuadirán a Teherán a abandonarlo. En comentarios emitidos durante un viaje a Bruselas para discutir el trabajo nuclear iraní con el Parlamento Europeo, Manouchehr Mottaki, dijo que Teherán está preparado para seguir adelante con un plan de intercambio de combustible acordado por Irán, Turquía y Brasil, pero criticado por potencias occidentales.

Bajo el plan, la república islámica recibiría una mayor cantidad de uranio enriquecido a un mayor grado, que asegura necesita para usos médicos, a cambio de reservas bajamente enriquecidas.

Sin embargo, Mottaki agregó que un reciente programa iraní para refinar uranio a un mayor nivel -que ha aumentado las sospechas de Occidente respecto a las ambiciones nucleares de Teherán- sería extendido si el país no consigue el material de otra forma.

“Definitivamente continuaremos nuestra producción de uranio (a un mayor nivel)”, dijo Mottaki durante una reunión en Bruselas con el comité de expertos europeo Policy Center.

Comentando críticas respecto al plan de intercambio, el ministro destacó que Washington no está dispuesto a alcanzar una solución diplomática.
“Queríamos cambiar desde un enfoque basado en la confrontación a un enfoque de cooperación. Ahora creemos que hay dos opciones”, agregó frente a reporteros.

“La primera es esta iniciativa (turco brasileña) (…) una diplomática. La otra es (…) basada en la confrontación”, destacó.

Mottaki se reunió con miembros de alto rango del Parlamento Europeo durante su visita de dos días, pero el encuentro no asistió la jefa en política exterior de la UE Catherine Ashton, dado que no se encontraba en la ciudad.

Anteriormente un portavoz de Asthon dijo este mes que ella cree que los esfuerzos de Turquía y Brasil podrían ser un paso en la dirección correcta, pero que aún quedaban dudas sobre la propuesta.

Los Estados miembros de la UE Gran Bretaña, Francia y Alemania también forman parte del grupo de potencias mundiales que está negociando con Irán y que también incluye a Estados Unidos, Rusia y China.

La república islámica asegura que su programa nuclear tiene fines pacíficos pero potencias mundiales sospechan que apunta a fabricar armas nucleares.