COVID-19 | William Shakespeare eterno: es la segunda persona en el mundo vacunada contra el virus

“Con 456 años, sin duda, es persona de alto riesgo. Vacunarse o no vacunarse es la pregunta”, ha escrito en Twitter el español Julen Bollain, refiriéndose a William Shakespeare, un hombre de 81 años, homónimo del dramaturgo y oriundo de Warwickshire, el condado donde nació el bardo, quien ha sido la segunda persona en el mundo que recibe la vacuna aprobada contra el coronavirus. Las redes sociales se llenaron de mensajes de este tipo relegando un poco a Margaret Keenan (90), la primera en ser vacunada en Reino Unido, que es donde la historia marcará el inicio de la campaña de inyección planetaria contra el COVID-19.

La vacunación masiva contra el Covid en 50 hospitales el Reino Unido
ha arrancado este martes 8/12 dando prioridad a los mayores de 80 años.

Una mujer de 90 años, Margaret Keenan, fue la primera en recibir el “pinchazo” contra el coronavirus en el arranque de la campaña de vacunación masiva en el Reino Unido. Con las cámaras como testigo del momento histórico, Maggie acudió puntualmente a la cita a las 6,45 de la mañana (7,45 en España) en el hospital de Coventry, uno de los 50 centros médicos habilitados para la primera fase de la campaña, en la que tendrán prioridad los mayores de 80 años y sus cuidadores.

“Ha sido un privilegio ser la primera persona en ser vacunada contra el Covid y la mejor forma de celebrar por adelantado mi cumpleaños“, declaró Maggie, ex empleada en una joyería local y abuela de cuatro nietos, en el vídeo que captó el momento histórico. “Espero finalmente poder pasar tiempo con mi familia y mis amigos y llevar mi propia vida partir del próximo año”.

Maggie tendrá que volver sin embargo en 21 días, tal y como consta en la primera tarjeta de vacunación expedida por el Servicios Nacional de Salud (NHS). La vacuna de Pfizer/BionTech se suministra en dos dosis, de modo que serán al final 400.000 los beneficiarios de las 800.000 primeras dosis en llegar a la islas británicas.

May Parsons, una enfermera nacida en Filipinas que lleva 24 años trabajando para el NHS:  tuve el “gran honor” de ser la primer en suministrar el pichazo de rigor. “Estoy contenta de desempeñar mi papel en este día histórico”, declaró la enfermera. “Los últimos meses han sido duros para todos los que trabajamos en los hospitales, pero empieza a sentirse como la luz al final del túnel”.

El segundo en ser vacunado, también en Coventry, fue un veterano de la Royal Navy llamado curiosamente William Shakespeare, de 81 años de edad, en lo que para él fue algo así como un segundo día de la Victoria: “Lo único que puedo decir es que el personal en este hospital es maravilloso”. Se estima que 5.000 británicos recibirán el “pinchazo” contra el Covid el primer día.

El premier Boris Johnson quiso ser testigo del arranque de la campaña y madrugó para asistir a la primera vacunación en el Guys and St Thomas Hospital de Londres.

Johnson celebró el momento con un mensaje en twitter: “Gracias a lNHS, a todos los científicos que trabajaron duro para desarrollar esta vacuna, a todos los voluntarios y a quienes han estado siguiendo las reglas para proteger a los demás. Derrotaremos al virus juntos”.

El personal sanitario iba a ser inicialmente el primero en vacunarse, pero el Gobierno británico dio un giro durante el fin de semana y decidió poner por delante a los mayores de 80 años y a sus cuidadores.

Pese a la complejidad de la vacuna, que pierde efectividad al cuarto traslado y necesita
ser almacenada a 70 grados bajo cero, el Gobierno británico ha garantizado que la campaña
se extenderá en los próximos días a las residencias.

El secretario de Salud Matt Hancock hizo una llamamiento a los británicos para que no se relajen ante las restricciones y advirtió que las vacunas tardarán tiempo en tener un impacto.

“Tenemos que seguir unidos y respetar las reglas”, recalcó Hancock, que recordó que la pandemia que se ha cobrado 61.434 vidas en el Reino Unido sigue haciendo estragos (184 muertes y 14.718 casos en las última 24 horas). El secretario de Salud no precisó cuántas dosis han llegado ya al país, procedentes de la planta en Bélgica, aunque los hospitales estás preparados para administrar al menos 50.000 vacunas esta semana.

En Londres, con siete hospitales habilitados, se estima que serán unos 7.000 quienes las reciban a lo largo de esta semana. El hospital St. George, en Tooting, fue de los primeros en sumarse a la campaña que arrancó a ritmo lento.

“Este es el primer paso del mayor programa de vacunación que nunca ha visto este país”, declaró por su parte Simon Stevens, director ejecutivo del NHS en Inglaterra. “Hace menos de un año que la nueva enfermedad fue diagnosticada y hemos sido capaces de administrar en tiempo récord la primera vacuna aprobada. Eso algo muy destacable”.

La premura para la aprobación de la vacuna de Pfizer/BioNTech por parte de la Agencia Regultaria de Medicamentos británica (MHRA), la ausencia de una campaña de información previa y falta de preparación para la administración de las primeras dosis han provocado críticas entre los expertos. La doctora June Raine, directora ejecutiva de la MHRA, aseguró que la vacuna es “efectiva y segura”, aunque reconoció la complejidad para ser distribuida y administrada fuera de los hospitales.

“Hemos aprobado que la vacuna pueda ser dividida en paquetes más pequeños, pero tomando obviamente las debidas precauciones para evitar que no se desperdicie ninguna dosis”, declaró June Raine a la BBC. “Nuestra meta es que las vacunas lleguen a la gente en las residencias de la manera más segura posible”.

Tras los mayores de 80 años, la gran lista se irá bajando de cinco en cinco años hasta llegar los mayores de 50. Los menores de esa edad con “precondiciones” o “clínicamente vulnerables también estarán incluidos en la primera fase. La segunda fase arrancará previsiblemente en primavera, con la apertura de 1.500 centros de vacunación -incluidos los centros de conferencias y los estadios- y con la participación de hasta 30.000 voluntarios formados expresamente para la campaña