Cámara rechaza pedido para apartar a Oyarbide de la causa de las escuchas ilegales

La Cámara Federal porteña rechazó el pedido del jefe de gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, para apartar de la causa de las escuchas telefónicas ilegales al juez federal Norberto Oyarbide, quien lo procesó. Se trata de la segunda confirmación de Oyarbide al frente de esta causa ya que la Cámara había rechazado con anterioridad un pedido en igual sentido realizado por el ministro de Seguridad y Justicia porteño, el ex juez federal Guillermo Montenegro.

oyarbide_bien_3

Con la firma de los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, la sala I de la Cámara desestimó el pedido por considerar que las presuntas declaraciones del ex senador Héctor Maya invocadas por los defensores de Macri para aducir intencionalidad política en su procesamiento “carecen de la fuerza necesaria” para provocar la recusación del magistrado.

Si bien el tribunal ratificó la continuidad de Oyarbide al frente de la causa, en la que esta detenido el ex jefe de la Policía Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios, la Cámara tiene aun pendiente de resolución la apelación de Macri a su procesamiento como integrante de una “asociación ilícita”.

Oyarbide le imputó haber dado cobertura legal e institucional tanto a Palacios y al espía Ciro James, contratado por el Ministerio de Educación porteño, para gestionar la pinchadura de los telefonos del dirigente judío Sergio Burstein y de su propio cuñado, Néstor Leonardo.

Los abogados Santiago Feder y Ricardo Rosental, que defienden al jefe del gobierno porteño en la causa, había pedido el apartamiento de Oyarbide por considerar que no cumple con el requisito constitucional de ser un “juez imparcial” y lo acusaron de “direccionar la investigación” en contra de Macri.

En tal sentido invocaron declaraciones del ex senador menemista por Entre Ríos, Héctor Maya, quien aseguró en un programa radial que durante un encuentro social en un restaurante el juez le había confesado a que “a Macri me lo llevo puesto” por presiones gubernamentales.

“El evento referenciado por la defensa de Macri, vinculado a los dichos del ex senador Maya, carece de la fuera necesaria para provocar el apartamiento” del juez, dijeron los dos camaristas firmantes de la resolución, mientras el tercero, Eduardo Farah, se encuentra de licencia.

Los camaristas dijeron que Macri, en su informe in voce ante la Cámara ratificando el pedido de recusación del juez, no profundizó sobre esos dichos de Maya “a los que se refirió sólo superficialmente”.