La RAE incluye «Elle» en su Observatorio de Palabras para atender al lenguaje inclusivo | ABC – España

La Real Academia Española inauguró el pasado viernes su nuevo Observatorio de Palabras, una plataforma en la que se recogen nuevos términos y expresiones usados por los hablantes pero que todavía no salen en el diccionario. En el listado de palabras en este portal aparece «elle», definido por la insititución como «pronombre de uso no generalizado creado para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno los dos géneros tradicionalmente existentes».

Este nuevo Observatorio de palabras ofrece información sobre palabras (o acepciones de palabras) y expresiones que no aparecen en el diccionario, como decimos, pero que sí han generado dudas: neologismos recientes, extranjerismos, tecnicismos, regionalismos, etc. Respecto a «elle», el portal explica que su «su uso no está generalizado ni asentado» además de señalar que «esta información es provisional, pues no está contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro». Además, la presencia de un término en este observatorio «no implica que la RAE acepte su uso».

Recordemos que en este sentido, al inicio de este 2020 tan convulso, la RAE aprobó por unanimidad de todos sus miembros el dictamen sobre el lenguaje inclusivo en la Constitución Española que le solicitó, en dos ocasiones y generando notable polémica, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Tras deliberar, la Academia no encontró razones para cambiar su criterio lingüístico, ampliamente aceptado en el ámbito de la lengua española, en el análisis meticuloso que efectuó del texto constitucional.

Sin embargo, ese dictamen está muy lejos de acabar con las corrientes que impulsan este tipo de lenguaje fuera también del debate de la Constitución y que siguen generando dudas que la propia RAE resuelve en su servicio gratuito que ofrece a la ciudadanía en las redes. O en este Observatorio de Palabras recién creado y que recoge términos, como si fuera una cantera de palabras, que en un futuro quizá aparezcan en el diccionario como los jugadores saltan al primer equipo en los deportes.

En su día ya contamos como el lenguaje inclusivo o no sexista tiene diversas formas, como la utilización de la «@», de la «e» o de la «x» para escribir, por ejemplo, «tod@s», «todes» o «todxs» que incluso son diferentes del «todos y todas», que podrían decir algunos (y algunas), pero que tampoco sería lo más inclusivo en tanto que, explican, no se sale del binarismo hombre-mujer.

La propia cuenta de Twitter de dudas de la RAE resolvió una pregunta de un usuario de esta red en esta línea: «¿Qué pasa con adjetivos como “feliz” cuando se usa el inclusivo plural? ¿”Lxs chicxs están felices” o “Lxs chicxs están felicxs”?». A lo que la RAE le contestó: «El uso de la “x” como supuesta marca de gén. inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario e impronunciable; el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de gén.: “Los chicos están felices”».

En este sentido también, el término «cisgénero», que es el correlato opuesto de «transgénero» y, por tanto, simplemente «designa a las personas en las que el sexo biológico y la identidad de género coinciden» es una palabra con «una propuesta en curso para su incorporación en el Diccionario». Aunque también apuntaban en su consultorio de dudas que «su difusión en español es reciente».

En resumen, este nuevo portal lingüístico dentro de la página de la RAE se ha creado para compilar neologismos sobre los que la Academia todavía no se ha pronunciado oficialmente pero que han suscitado algún tipo de debate.

«Okupación», «uwu» o «brillibrilli»

Entre los términos que aparecen en esta nueva herramienta de la RAE encontramos varios vinculados a la pandemia, como «encuarentenar»«cuarentenear» o «cuarentenar» (todas en proceso de entrada al Diccionario), o «cubrebocas»«cubreboca»«tapabocas», «nasobuco» (en Cuba) o «barbijo» (varios países de América Latina) para referirse a la mascarilla. También encontarmos «sindemia», un neologismo no asentado en el uso general que se documenta «para aludir a una situación en la que varias epidemias coexisten en el tiempo y se potencian mutuamente».

Términos tecnológicos como «ciberataque»«videollamada»«bot»«gamificación»«mutear»«uwu» (emoticono que expresa felicidad o ternura) o «eSports» también se incluyen en este listado en el que aparecen palabras populares como «brillibrilli» (se usa en relación con el brillo de determinados objetos), «porfa», «veroño» (acrónimo de verano y otoño propio de la lengua coloquial), «influencer» u «okupación».

Por último, queremos destacar que «bizarro», en el sentido de «raro», parece que va a caer también en el Diccionario. El término, incluido en este Observatorio, apunta «bizarro es un préstamo del italiano y ha tenido tradicionalmente el sentido de ‘valiente, aguerrido’ o ‘lucido o airoso’. Hoy es frecuente también su uso como ‘raro, extravagante’, debido al influjo del inglés o el francés, sentido cuya incorporación al diccionario está prevista. (ABC – España)