Confirman que marca de zapatilla en rostro de mujer asesinada “estaba muy evidenciada”

“Las zapatillas del imputado estaban marcadas en el rostro de la víctima”, afirmó el Juez de Instrucción, Miguel Ángel Faria en relación a una de las pruebas más fuertes que incriminan al ex marido de Ramona Mercedes Gauto, asesinada el sábado en un departamento del centro de Posadas. Además aseguró que esa marca “estaba muy evidenciada” y que “por la brutalidad de los golpes y el ensañamiento se presume que podría ser un crimen pasional”. Indicó también que el motivo de la muerte fue traumatismo de cráneo facial. Aunque no se establecieron qué elementos fueron inducidos. Hasta el momento el único imputado en la causa como el autor del crimen es Jorge de Jesús, ex marido de la víctima. Este sábado sería indagado por el Magistrado.

de_jesus1

“Las evidencias que tenemos permitían la detención y con otros elementos que tenemos encaminan la causa”, aseguró el juez. Al mismo tiempo que agregó “muchos indicios nos llevan a De Jesús, aparte de las marcas de la zapatilla, que quedaron en manos de la policía la misma tarde del hecho, habían cabellos arrancados en la mano de la víctima; las cámaras de seguridad se están analizando, pero el principal dato que se rescata son seis pasadas de un vehículo, a nombre del imputado, por calle colón”, explicó Faría.

También expresó que “los elementos encontrados son importantes, dieron con buen criterio, las zapatillas del imputado estaban marcadas en el rostro de la víctima, pero no es seguro, se están realizando los análisis para esclarecer si es así o no. Todo es objeto de investigación”.

Otro dato importante que dio a conocer es que no se descarta la participación de una segunda persona.

La principal hipótesis es violencia familiar pues “la mujer erradicó denuncias por violencia familiar muchas veces; aparentemente con los datos que tenemos el hijo de De Jesús tenía buena relación con su madrastra y poseían una llave del domicilio de Gauto, a pesar de la separación de hecho, los vínculos subsistían”.

En tanto Alicio Gauto, hermano de Ramona, la mujer asesinada el sábado pasado en su departamento, ubicado por Colón casi Bolívar de Posadas, aseguró que la noticia le cayó “muy pesada”. Sin embargo consideró que “todo puede ser porque ellos peleaban mucho”. Recordó que ya había antecedentes de violencia entre ellos cuando en una oportunidad “el le había lastimado el ojo”.

“Me cayó muy pesado, pero todo puede ser porque ellos peleaban mucho”, indicó Alicio Gauto. Contó que más allá de que estaban separados se veían a menudo ya que tenían relaciones comerciales.

Recordó que una oportunidad De Jesús ya le había lastimado el ojo a su hermana. Respecto a la denuncia por usurpación de viviendas, dijo que fue su hermano quien la había hecho ya que estaría en la casa que fuera de su madre fallecida, oportunidad en que también habría ocurrido una pelea.

En relación al vínculo que tenían la mujer asesinada y el ex marido, Alicio aseguró que hay muchos testigos sobre otras peleas, “pero nunca imagine que pasaría esto”, sostuvo y agregó que cuando se enteró “yo no podía creer”.

Mencionó que lo que sabe es que al parecer Ramona tenía muchas deudas con los proveedores. Indicó que su hermana comentó a muchos sobre esta situación. Precisó además, que “Jorge De Jesús cuidaba el negocio que tenían en el centro y ella el que está ubicado por Cabred”.

Por otra parte comentó que el hijo de Ramona de 11 años sigue muy consternado con toda la situación y estaría con la madrastra “y no está yendo a la escuela”.

Faría indagará a De Jesús por el delito de homicidio calificado por el vínculo, que prevé la pena única de prisión perpetua. El hombre está acusado de haber asesinado a golpes a su ex esposa,

Pese a que estaban separados desde hace unos cuatro años, Giménez Gauto y De Jesús seguían adelante con la sociedad comercial en una panadería de la calle Sarmiento casi San Lorenzo y en un minimercado de la avenida Cabred y calle Herrera.

En la noche del jueves, la Policía allanó los locales y también la vivienda particular del imputado. Allí se secuestró el chip de un teléfono celular y también una remera a rayas que ahora será sometida a pericias. Es que una persona relató haber visto esa tarde a un hombre con remera rayada que estuvo en las inmediaciones del edificio donde vivía la mujer.

Giménez Gauto fue asesinada a golpes en la tarde del sábado pasado cuando se encontraba sola en su departamento del tercer piso del edificio ubicado en la calle Colón casi Bolívar. El último contacto lo tuvo con su ahijado, cerca de las 16.00.

La mujer fue sorprendida en su habitación, cuando miraba televisión. Al enfrentarse con el asesino, alcanzó a arrancarle algunos cabellos, que ahora están conservados para un posible análisis de ADN.

Giménez Gauto fue asesinada a golpes, señalaron los médicos forenses. Precisamente, la principal prueba que compromete a De Jesús es una huella de su zapatilla que quedó marcada sobre el rostro de la víctima. No se descarta que haya sido producto del impacto de una patada voladora, ya que el imputado tenía conocimientos de artes marciales.

Una pericia permitió establecer que esa huella coincidía plenamente con la de las zapatillas que ese día calzaba el hombre que ahora está tras las rejas.